domingo, febrero 27, 2005

Una extraña revelación

En esta semana me ha sido revelada una verdad, mi conciencia ha captado un nivel superior de comportamiento y de pensamiento. Esta semana estuve muy triste, me encontraba, como siempre, haciendo mis asuntos, cuando de un momento a otro, mi visión se nubló, creí desvanecer, las fuerzas me abandonaron por un instante. De repente, una voz me condujo a un sitio extraño, estaba sentado en un prado verde, muy verde, a lo lejos podía ver unas montañas, estaba todo rodeado de árboles rojos, violetas, naranjas, amarillos, cuyas hojas caídas en el prado formaban un abanico sensacional de colores. De repente apareció un hombre viejo, llevaba una túnica naranja y estaba completamente calvo. Me dijo que mi espíritu había escapado para encontrar consuelo, que él era el encargado de conducirme hacia una verdad que el destino deseaba revelarme, y que al parecer yo me estaba negando a aprender una, otra y otra vez. Me dijo que el sabía que le tenía una pregunta a la vida. Le contesté
-¿Por qué he estado tan triste y apesadumbrado?
El anciano sonrió y me dijo:
-Porque quieres salvarlos a todos, nadie pide tu ayuda y crees saber más que todos.
Me sonrojé y baje mi mirada, muy apenado, no me imaginé esa salida del anciano.
-Mira, te diré algo más -continuó el viejo-
nadie te necesita, nadie está interesado en tus consejos, nadie cree que les puedas mejorar sus vidas, nadie te considera su salvador, para nadie eres indispensable.
Me sorprendí bastante de estas enseñanzas, pues siempre pensé que todos estabamos conectados, que el mutuo interés, la reciprocidad y el amor al prójimo era lo que todas las religiones predicaban y que con base en eso es que nos hacemos mejores...
-Pero, no entiendo, para qué sirvo entonces? -le pregunté un poco desconsolado.
El viejo levantó su mano, con su dedo me apuntó y me contestó:
-Si alguien te habla, no busques salvarle, no busques ayudarle, no busques tanto, más bien encuentra... Cuando alguien te quiera decir algo dile "No se... no es mi asunto...lo que me dices no me interesa" - y continuó el anciano levantando su voz- Te proclamo una verdad: el idealismo ha muerto, y su asesino es el pragmatismo, y su sabiduría está en que no lo pensó dos veces para asestar su golpe de muerte.
Yo quedé profundamente impactado con la simpleza y lo retorcido de sus palabras, el anciano se alejó y me dijo:
-Y nunca más vuelvas a imaginarte siendo un viejo sabio en tus días últimos, pues no llegarás a ser ni viejo, ni llegarás a ser sabio... tus días son cortos...

En ese momento el anciano desapareció, todo aquel bello paisaje se desvaneció, volví en mi, recobré el sentido y, fascinado, entendí que solo dejando de buscar se encuentra, dejando de hablar es posible ser escuchado, dejando de mirar es posible ver, que es tiempo de matar las ideaciones, que soy yo el que necesito ser ayudado, y que, si no me equivoco, de acuerdo con lo que me dijo el anciano, sé que no llegaré a viejo...

2 Comments:

Blogger Nªti G. said...

No puedo creer que escribas lo que yo tantas veces he pensado. A veces creemos ser el medio para hacer que todo a nuestro alrededor esté medianamente bien y no .. la verdad es que tan sólo somos el fin de lo que los demás hacen en nuestras vidas, interesante, ah?

sábado, abril 23, 2005 11:15:00 p. m.  
Blogger Nehsa said...

Tu eres más que un escritor abandonado y sumergido en horas y horas de tiempo acompañados por la inspiración nula de la musa que tienes a tu lado; Tu lo sabes, y con lo que acabas de escribir, su efecto y tu misión se han llevado a cabo, más me invade un miedo horrible, casi esquizofrénico, de leer la ultima parte de tu relato... Ya que tus palabras son mi misión, tus palabras describen mi vida... Gracias, tus esfuerzos han dado resultado.

lunes, noviembre 13, 2006 5:59:00 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home

Dónde Más Estoy?