martes, septiembre 26, 2006

Días sin número

"El olvido no es una victoria ni sobre el mal,
ni sobre nada, es una forma velada de burlarse de la historia.
Para eso esta la memoria que se abre de par en par
en busca de algun lugar que devuelva lo perdido.
No olvida el que finge olvido
olvida el que puede olvidar...."
Benedetti


Los días soleados me traen el recuerdo de una calle caminando a tu lado. Traen a mi mente esos días en que respiraba tu aliento, en que dormida en mi cama me mostrabas tus sueños, y me dejabas espiar en tu mente, me contabas historias llenas de tus fantasías, de tus personajes cercanos, de tus miedos recurrentes, y me dejabas curarlos cubriéndote de besos. Tengo mil trescientos cuarenta y cinco recuerdos de tus susurros tímidos, de tu cabello liso, de tus promesas de amor. Me acuerdo de brisas calmadas, de días de pocas preocupaciones, de días saludables tomados de la mano, de las esperanzas con que llenaste mi calendario, de los planes en los que tu eras mi maestra y yo tu aprendiz.

Hace años no se de tí, estos días de ausencia jamás los planeamos, nunca supimos que llegaría el momento de no saber más del otro, jamás pensé que casi muero y tu jamás te enterarías, que vencería algunos miedos estando solo y tu no estarías aquí para verme ganar, como lo habíamos soñado, como lo prometimos en los días cálidos de playa, en el atardecer de los besos, en el ocaso de las caricas, cuando mirabamos al sol sin parpadear, porque estabamos limpios, purificados de los males de la tierra por amarnos tanto, cuando hicimos las paces con nuestras culpas y con nuestro pasado cada vez que nos hacíamos el amor, cuando derrotamos a los monstruos ancestrales con solo mirarlos a los ojos.

El mar, el viento, el sol, la arena, tu y yo, en días sin número, que aún existen, que aún se suceden en lugares de mi mismo. Aún presente tu, aún viva, aún radiante, suspendida en un espacio sin tiempo, donde aún me sonries, aún me amas, aún jugamos como niños, donde aún somos jovenes, donde aún me dices al oido que siempre estarás conmigo, tal y como estás ahora, en este preciso instante de letras desordenadas y lágrimas contenidas a tu nombre.


8 Comments:

Blogger ignatiusmismo said...

Muy hermoso, y adornado por el maestro Benedetti. Los buenos recuerdos son algo a lo que agarrarse a lo largo de la vida, y rememorarlos, y volver a sentir lo que se sintió cuando fueron una realidad.

martes, septiembre 26, 2006 6:03:00 p. m.  
Blogger Laura said...

Hola. pasaba por aquí y me gustó lo que leí, escribes bien. Es verdad, nada es para siempre, pero se pueden conservar ciertas cosas dándoles un espacio en la memoria. Te leo luego.

martes, septiembre 26, 2006 6:56:00 p. m.  
Blogger Claudiaequis said...

Hola tu, hacia tiempo no entaraba y de hecho tengo abandonado mi blog tambien... creo que es hora de volver a leer y volver a escribir, aunque nadie leyera valdria la pena.
Sigues alimentando muchas almas, muchos cerebros.
un abrazo.

martes, septiembre 26, 2006 8:11:00 p. m.  
Blogger Claudiaequis said...

Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

martes, septiembre 26, 2006 8:11:00 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

desde barcelona te mado unas palabras, este conjunto de sentimientos me han puesto la piel da gallina.
saludos.
http://elquebuscaangeles.blogspot.com/

jueves, septiembre 28, 2006 7:50:00 a. m.  
Blogger ALICIA/AZUL said...

mmm me contagiaste la nostalgia...pues realmente no creo que exista alguien con la valija vacía de recuerdos...eso todos los traemos encima a bordo...y duelen...y a veces no evocan un grata sonrisa...y si pudieramos jugar con el tiempo a regresarlo...que satisfacción tendria...tiempo pasado..cuanto te extraño aja!!!

jueves, septiembre 28, 2006 10:51:00 a. m.  
Blogger Kmilo said...

:***************

martes, octubre 03, 2006 2:43:00 p. m.  
Blogger Mar... said...

Me gustó!
Saludos

martes, octubre 03, 2006 9:53:00 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home

Dónde Más Estoy?