martes, julio 05, 2005

Ciega

Victoria era una mujer ciega: no era capaz de ver lo que tenía al frente. Era de esas mujeres llenas de dolor, llenas de muchísimas inseguridades, ella estaba completamente llena de malos hábitos afectivos, de vicios sentimentales, que se reflejaban en una ceguera impresionante, en un defecto visual, en una invalidez en visión increíble. Muchos hombres valiosos pasaron por delante de Victoria, muchísimos… una gran cantidad teniendo en cuenta la gran variedad de mujeres, más cálidas, con un corazón más grande, más generosas y más agradecidas que hay en el globo terráqueo. Pero al parecer a los hombres nos encanta fijarnos en los casos imposibles, en las enfermas de la vida, porque quizá también somos ciegos... enfermos, yo qué se...

Michael fue uno de estos amores que tuvo Victoria. Un hombre lleno de vida, cordial, amable, dispuesto a ayudar en cuanta causa perdida encontraba, era un gran perdedor: se había graduado en honores en esta especialidad de la vida, la de perder siempre y de maneras cada vez más creativas. Michael se fijó en la evidente belleza de Victoria, y la amó, puede decirse que la amó con todo lo que encontró, con su cuerpo, su espíritu y su alma, la amó con cuanta cosa poseía, y hasta tomó prestado, robo y mató por el amor de Victoria. La llenó de detalles, aprendió a escribir poesía por ellá, contrajo hábitos sacerdotales para exorcizar los demonios de Victoria, concibió manuales para entenderla y contrató a cuanto erudito en los amores imposibles existen: fracasó. Victoria jamás lo vio, nunca se percató de sus detalles, de sus mil intentos y confesiones, de sus locos deseos por hacerla feliz, de las pérdidas que Michael aceptaba solo por verla ganar algo, sólo por verla ver

Santiago fue otro amor de Victoria. Llegó a su vida cuando la ciega pasaba por un momento más bien superficial, fiestas, lujos, devaneos aquí y allá. Y la aceptó tal y como la encontró: como una mujer que no ofrecía absolutamente nada, y aún así, desde el primer día que cruzaron palabra supo que era la mujer que quería. Santiago fue otro que se desvivió en manifestaciones de amor, que le demostró lo que sería capaz por ella: sería capaz de darle todo, material y emocionalmente, al fin y al cabo, Santiago era un buen tipo. La ciega lo utilizó y Santiago se dejó utilizar, engañado por una falsa percepción de lo que es el amor: Santiago creía que él tenía que disminuir para que ella creciera, para que ella empezara a ver que sí la podían querer y amar de verdad, que no todos los hombres la buscaban por sus apetitosos pechos, ni por su enorme trasero ansioso de ser montado. Victoria era una mujer que merecía más, pero para ello debería mostrar aquel mundo interior que quienes la conocían tan sólo habían presentido.

Marcos fue el otro pretendiente. Era una persona buena, muy buena, de mucha fe y confianza en que aquello que se proponía lo podía lograr. Era un redentor, esto de por sí ya lo hacía otro perdedor, pues su felicidad no estaba puesta en sí mismo sino en hacer feliz a otros, era hijo de una religiosidad de la que jamás pudo desprenderse y que le deparó los momentos más culposos y más tristes de su vida, aunque él con su extraña fe insistiera en verlos positivos. Marcos conoció a una Victoria triste y sombría, recorrida hasta donde ya no más, había conocido toda clase de sexo, con toda clase de hombre, de mujer, de aparato, pero jamás había sentido el amor, jamás había creído en el amor. Estaba destruida por su propia incredulidad, por su propia ceguera. Marcos era el hombre que toda mujer adulta que desea asentarse desea: trabajador, honrado, escuchante. Marcos hablaba montones con Victoria, le contaba del amor, le contaba de su amor, de las riquezas interiores que veía en ella, le repetía incansablemente que era una mujer que valía, que tenía un alma hermosa, que era preciosa y que no dejaba indiferente a nadie con su infinito mundo interior, que era un ser de luz. Ella insistía en no creerlo, jamás creyó en si misma, aplazaba una y otra vez sus proyectos, aplazaba una y otra vez amarse a sí misma, aplazaba una y otra vez decir “yo también te amo”, nunca lo decía, jamás, su léxico era un montón de "ajá, ajá" o "si, si" o "yo se, yo se".

Una frialdad forraba el corazón de Victoria, y por más que sus muchos pretendientes intentaron ofrecerle calidez, jamás dio su brazo a torcer. Jamás se descubrió a sí misma, jamás pudo amarse a sí misma, por lo tanto jamás pudo ver el amor que le ofrecieron, siempre desconfiaba, nunca estaba segura, nunca creyó. Le dedicaron muchos atardeceres que nunca vio, poemas que jamás leyó, miradas que nunca percibió. Siempre pendiente de quién le estaba mintiendo, siempre con paranoias de engaños, siempre sangraba, sus ojos sangraban, heridos por mil maravillas y milagros de los que no se percató. Jamás veía, aunque se esforzara era ciega de crianza, le enseñaron a no ver, le sacaron los ojos y le pusieron unos de vidrio que sólo se movían, fingiendo ser ojos verdaderos. Victoria jamás se dio cuenta de lo que la vida le ofreció, siempre seguía escupiendole al destino con su estrechez de mirada, con un corazón vacío, nunca vió la grandeza que otros vieron, y los otros nunca vieron la oscuridad que la llenaba, y que, eficientemente, siempre cubría cualquier atisbo de luz que quería salir su alma. Victoria fue un cáncer para todo aquel que la amó, una condena, tenía el extraño poder de secar y maldecir el corazón que se atrevía a latir por ella, su ceguera era prendediza, ninguno volvió a ver luego de mirar a Victoria.

Victoria era una ciega. Sus pretendientes eran unos estúpidos ciegos. Hay gente que no quiere ver cuando ama... otros se niegan a saber que alguien los ama: creen no merecerlo... ese era el caso de Victoria. Llego a vieja creyendo jamás haber encontrado el amor.

22 Comments:

Blogger María said...

Esta historia me recordó la de las mujeres espinosas... auch... imaginese el encuentro de dos ciegos...

martes, julio 05, 2005 2:59:00 a. m.  
Blogger Dra. Kleine said...

Dioseeeeeeeeeeeeees!!
Oh nononono. Lentes, usaré lentes, pero no llegaré a vieja así.

La historia que relatas es buenísima. Yo creo que la contaré en alguna fiesta o reunión para recordar al corazón que habrá que tener cuidado con las almas ciegas.
Gracias. Muy buena!

martes, julio 05, 2005 11:45:00 a. m.  
Blogger El Enigma said...

Excelente historia, en verdad que aunque mis visitas sean por aqui esporadicas, siempre me voy contento de leerte.

Saludos

El Enigma
Nox atra cava circumvolat umbra

martes, julio 05, 2005 12:05:00 p. m.  
Blogger Just Me said...

Mujeres ciegas, Hombres mártires, Hombres ciegos, Mujeres mártires, todos con la misma concepcíon de que creen en un imposible, imposible que el amor los toque, o imposible que el objeto de su amor cambié por el simple hecho de cambiar o por el hecho de que su amor les brinda la fortaleza y seguridad que necesitaban en la vida.... todos alguna vez hemos sido ciegos, y todos alguna vez nos creemos héroes y mártires...buscando siempre aquel amor que nos despierte y nos brinde todas aquellas cosas lindas y aquellas emociones fuertes que nuestro corazón anhela, pero, estamos preparados para que nuestros deseos se cumplan? o por el contrario de una u otra manera nos saboteamos a nosotros mismos para evitar alcanzar aquello que anhelamos? excusas o razones para no aceptar a tal o cual siempre existen, excusas o razones para que la almohada almacene todas aquellas lagrimas, todas aquellos suspiros, todas aquellas palabras y todos aquellos besos que anhelan por dueño existen, te puedo dar miles ..pero siempre es fácil adoptar dos posiciones...la de juzgar al otro porque se le pusieron las cosas en la mano para que saliera y obtuviera lo que anhelaba en lugar de huir, o la de lamentarse toda la vida por no conseguir aquel amor que se anhelaba...como siempre la opción más que en el destino, en la vida, en los dioses esta en las manos de cada uno ...y ojala yo escuchara mis propias palabras y además de ciega, no fuera sorda y con un alto miedo a salir herida ... sorry si sone algo dura ... un abrazo :)

martes, julio 05, 2005 12:51:00 p. m.  
Blogger Foucault said...

Mmm, también se puede ser ciego a propósito como sistema de defensa; siempre se esperará a ese alguien a quien le revelaremos el tesoro del corazón, pero desafortunada la fortaleza que hemos creado nos aisla de todo el mundo. Un saludo

martes, julio 05, 2005 4:16:00 p. m.  
Blogger Jerry said...

Hay muchas de estas mujeres en días como estos, endone gran parte de nuestra cultura a aprendido a ser guiada más por la figura física, por lo que una persona aparenta, y no aprecian la belleza interior, la pureza que algunos de nosotros podemos tener por dentro. ¿Creo que esto es una clase de siegues, no?

martes, julio 05, 2005 4:41:00 p. m.  
Blogger Silent Bob said...

A mi parecer, victoria realmente nunca encontró el amor, no era algo que creía, era mas bie un hecho irrefutable. Las razones no importan, no importa si lo dejo pasar, o si nunca lo vió, la vaina esd que nunca lo encontró y punto.

martes, julio 05, 2005 7:36:00 p. m.  
Anonymous Salma Nourdin said...

Lei una y otra vez lo que has escrito, me impresionó esa manera tuya de escribir, y la claridad con que muestras diferentes facetas del ser humano... todas ligadas entre si. De momento lograste dejarme con escalofrío, de imaginar cada escena, cada parte de tu historia, tan cierta, tan ligada a la forma que muchos de nosotros ponemos en nuestro camino esos obstaculos que nos serviran para no llegar lejos, para no llegar tan lejos como nos sería posible, porque en realidad creemos que no lo merecemos.

Bien lo dijo un escritor ruso Gorky) que hay seres desgraciados, que buscan seres aun mas desgraciados, para sentirse menos desafortunados.

Fue todo un gusto para mi leerte.

Saludos.

miércoles, julio 06, 2005 1:18:00 a. m.  
Blogger are said...

Yo por eso nunca dejo mis gafas, la sordera si no se como currarmela.

miércoles, julio 06, 2005 10:42:00 a. m.  
Blogger el_Dani said...

Espectacular.
Creo que si bien no soy ciego, tengo una miopía impresionante.

miércoles, julio 06, 2005 12:01:00 p. m.  
Blogger Alvaro Rolando said...

MARÍA, LAS MUJERES CIEGAS SON MUJERES ESPINADAS POR NATURALEZA, BUENO, VALGA DECIR QUE TAMBIÉN HAY HOMBRES ESPINADOS Y CIEGOS, ESO SE DA POR IGUAL. LOS ENCUENTROS ENTRE CIEGOS SON MUY COMUNES, Y AMBOS CAEN EN LOS MISMOS HOYOS. UN BESO!
------------
G.KLEINE, GRACIAS POR TU COMMENT. LOS PROBLEMAS DE VISIÓN SIEMPRE PUEDEN CORREGIRSE, SI SE DIAGNOSTICAN Y SE DETECTAN, SI SE TOMA CONCIENCIA DE LA CEGUERA, PERO HAY CIEGOS QUE CREEN VER... UN BESO PARA TÍ.
------------
GRACIAS ENIGMA POR TUS VISITAS, SIEMPRE SON BIENVENIDAS, IGUAL QUE TUS COMENTARIOS, UN GRAN SALUDO :)
------------
LUCIA, VAYA QUE COMENTARIO TAN PROFUNDO... SOLO QUISIERA DECIR DOS COSAS: LA PRIMERA ES QUE UNA EXTRAÑA FUERZA PSÍQUICA, QUE FREUD LLAMABA TÁNATOS, SE OPONE A CUALQUIER TIPO DE REALIZACIÓN, ES LA QUE PONE OBSTÁCULOS EN NUESTROS PROYECTOS. ESTO SUMADO A CULPAS, MIEDOS Y TEMORES HACE QUE NOS SINTAMOS NO MERECEDORES DE LAS COSAS BUENAS DE LA VIDA, Y TERMINAMOS DESTRUYÉNDOLAS. SEGUNDO PARA PASAR POR ENCIMA DE ESOS OBSTÁCULOS QUE NOSOTROS MISMOS PONEMOS EN NECESARIO SABER QUÉ ES LO PASA, TOMAR CONCIENCIA DE QUE ALGO NO ESTÁ BIEN, Y CAMINAR EN CERTEZAS Y SEGURIDADES, ES UN TRABAJO PERSONAL QUE REQUIERE DISCIPLINA... PERO SE PUEDE, SE PUEDE CURAR LA CEGUERA Y LA SORDERA Y TODAS ESAS COSAS. UN BESO ENORME PARA TÍ, MUCHAS GRACIAS POR TU COMMENT.
----------
FOUCAULT, TIENES RAZÓN, LA CEGUERA ES UN MECANISMO DE DEFENSA QUE INTENTA PROTEGERNOS DE ALGO QUE VEMOS COMO AMENAZANTE, ES UN PROBLEMA DE PERCEPCIÓN, PUES FRECUENTEMENTE ESTAS AMENAZAS NO LO SON, SOLO QUE NUESTRA HISTORIA DE APRENDIZAJES, O VIVENCIAS PASADAS, NOS HA MARCADO PARA DESCONFIAR. ES UN PADECIMIENTO MUY TRISTE... UN SALUDO GRANDE!!
------------
J.LOPEZ, CREO QUE EL CONSUMISMO, LA SOCIEDAD CAPITALISTA Y LOS PROTOTIPOS QUE IMPONE, HAN LESIONADO SEVERAMENTE NUESTRA VISIÓN, NUESTRA PERCEPCIÓN, ES ALGO ASÍ COMO QUE NOS HA HECHO MIOPES, NO VEMOS LAS COSAS TAL COMO DEBEMOS VERLAS, SINO QUE LAS VEMOS A TRAVÉS DE IDEOLOGÍAS Y MODELOS PUESTOS CON INTERESES COMERCIALES, POLÍTICOS Y ECONÓMICOS. UNA GRAN TRISTEZA Y UN GRAN PESO QUE ESTA GENERACIÓN CARGA. UN GRAN SALUDO Y UN ABRAZO!!
---------------
SILENT BOB, VICTORIA EFECTIVAMENTE NUNCA LO ENCONTRÓ, LASTIMOSA E IRÓNICAMENTE SIEMPRE LO TUVO AL FRENTE EN DIFERENTES OCASIONES, SE TROPEZÓ CON ÉL, Y NO LO RECONOCIÓ. ESTA HISTORIA MUESTRA COMO A VECES SE PASA POR DELANTE DE MILAGROS Y MARAVILLAS Y NO SOMOS CAPACES DE VERLOS POR MILES DE BARRERAS, PREJUICIOS Y TEMORES INTERIORES. UN GRAN SALUDO!!
-----------
SELMA, ME HONRA MUCHO TU VISITA, ADMIRO MUCHO TUS POEMAS Y ESCRITOS, DESTILAS GRAN SENSIBILIDAD. ME ENCANTÁ LA FRASE QUE CITAS, PERDEDORES BUSCANDO PERDEDORES PARA NO SENTIRSE TAN MAL, TAL CUAL... Y DESECHAN A MUCHOS SERES QUE LES CONTRIBUIRÍAN A SALIR DEL CÍRCULO VICIOSO Y LOS DESECHAN... HAY UNA MALA DISTRIBUCIÓN DE LOS AFECTOS EN ESTA HUMANIDAD. TE MANDO UN BESO!
----------
JAZZ, YO TAMPOCO DEJO MIS GAFAS. HACE POCO ME HICE UNA AUDIOMETRÍA Y HE PERDIDO UN POCO EL OIDO, TIENEN QUE REPETIRME LAS COSAS MUCHO PARA QUE LAS CREA... UN BESO!

miércoles, julio 06, 2005 12:13:00 p. m.  
Blogger Alvaro Rolando said...

DANI, GRACIAS POR TU VISITA, Y POR TU COMMENT, DE ALGUNA MANERA TODOS TENEMOS PROBLEMAS PERCEPTIVOS... UN ABRAZO!

miércoles, julio 06, 2005 12:14:00 p. m.  
Anonymous JAIME HUMBERTO said...

Definitivanente, hay ciegas y ciegos que no quieren ver.... y los hay por montones...

miércoles, julio 06, 2005 2:12:00 p. m.  
Blogger Mirtho said...

Excelente! entré de casualidad a tu blog y debo decir que es muuuuuuy interesante!

miércoles, julio 06, 2005 10:35:00 p. m.  
Anonymous noemi said...

Y es que claro, la peor ceguera es la del alma .

jueves, julio 07, 2005 8:13:00 a. m.  
Blogger ALEXA85 said...

yo creo que no es ceguera, no hay nada que ver, el amor no existe, es otro invento del hombre asi como la felicidad, asi como Dios...esa es mi "visión", irónico por que según vos soy ciega..podria ser.. podrian serlo todos los que sueñan con el amor...

jueves, julio 07, 2005 9:09:00 a. m.  
Blogger ALEXA85 said...

yo creo que no es ceguera, no hay nada que ver, el amor no existe, es otro invento del hombre asi como la felicidad, asi como Dios...esa es mi "visión", irónico por que según vos soy ciega..podria ser.. podrian serlo todos los que sueñan con el amor...

jueves, julio 07, 2005 9:09:00 a. m.  
Blogger Alvaro Rolando said...

HOLA JAIME, SI DE CIEGOS Y CIEGAS ESTÁ LLENO EL MUNDO, Y SON CIEGOS PORQUE NO QUIEREN VER. SALUDOS PARA TÍ.
-----------
GRACIAS MIRTHO POR TU VISITA, GRACIAS POR EL COMENTARIO. BIENVENIDO SIEMPRE POR ACÁ.
-----------
NOEMI, SI MÁS QUE LA CEGUERA FÍSICA CREO YO QUE EXISTE LA CEGUERA ESPIRITUAL, ESA ES LA PEOR, PODRÍA DECIRSE QUE HAY CIEGOS FÍSICOS QUE PUEDEN VER MÁS QUE CIERTA GENTE CON VISIÓN 20/20. UN BESO!
----------
ALEXA, GRACIAS POR PASARTE POR ACÁ Y POR COMENTAR. MIRA LO QUE QUIERO DECIR CON EL CUENTO ES QUE HAY GENTE QUE NO QUIERE VER, LA VIDA DE LA CIEGA DE MI HISTORIA FUE MUY DIFÍCIL Y FUE PERDIENDO LA VISIÓN, Y POR MUCHO QUE LE MOSTRARON COSAS INTERESANTES Y MARAVILLOSAS, ELLA SE NEGÓ A VERLAS. ESO DE CREER O NO EL AMOR, PUES NO ES PARA JUZGAR Y NO ES PARA DECIR QUE SE ES CIEGO O NO, YO CREO QUE SÍ EXISTE, LO HE VIVIDO, EN MI FAMILIA, EN MI VIDA, Y TAMBIÉN HE VISTO COMO OTRAS PERSONAS HAN CERRADO SUS PUERTAS A COSAS MARAVILLOSAS, POR DAR LAS COSAS POR SENTADO, ESTO NO EXISTE, AQUELLO NO EXISTE. A VECES SE ES MUY RADICAL, Y NO SE DA LUGAR A LA ADMIRACIÓN, A CREER. ES UNA HISTORIA LARGA Y PERSONAL EL PORQUÉ PASAN ESTAS COSAS. TE MANDO UN GRAN SALUDO!

jueves, julio 07, 2005 9:53:00 a. m.  
Blogger Andrés Carrera de Mulder said...

EL OJO

Un día, dijo el ojo: "Veo, allende estos valles, una montaña envuelta en un velo azul.¡No es cierto que es bella?"

El oído se puso a escuchar y, poco después de poner mucha atención, dijo:"¿Pero dónde hay alguna montaña?; no la oigo".

Entonces habló la mano:"En vano trato de tocar o sentir la montaña, y no encuentro ninguna montaña". Y la nariz dijo a su turno:"No hay ninguna montaña. Mi olfato no la percibe".

El ojo se volvió entonces hacia otro lado; y todos empezaron a coinversar sobre la extraña alucinación del ojo. Decían: "Hay algo mal en ese ojo". (De Jalil Gibrán)

viernes, julio 15, 2005 6:34:00 a. m.  
Blogger Andrés Carrera de Mulder said...

QUE TAL, MI ESTIMADO ALVARO!

APROVECHO ESTE INTERESANTE POST PARA PONER LA HISTORIA DEL OJO, PORQUE LA CEGUERA, COMO LA CONCIBO YO, PUEDE SER INTERNA O EXTERNA. HAY PERSONAS QUE LO TIENEN TODO MUY CLARO HACIA DENTRO, PERO POR MIEDO U OTRAS RAZONES, SE NIEGAN A EXPRESAR LO QUE TIENEN. CONOZCO PERSONAS QUE FINGEN, QUE CREAN UNA MASCARA, QUE LUEGO SE LES CONVIERTE EN LOS BARROTES DE SU PROPIA CELDA, PORQUE CUANDO SIENTEN QUE DEBEN AMAR, NO PUEDEN SALIR DE SUS PROPIAS MENTIRAS, PORQUE ESA IMAGEN SE LES DERRUMBA.

LA CEGUERA ES PELIGROSA, PERO TAMBIÉN CREO QUE A VECES NO SE TRATA DE CEGUERA SÓLAMENTE, SINO QUE UTILIZAMOS VISIÓN NOCTURNA, CUANDO HAY SOL!

UN SALUDO Y LES RECOMIENDO EL LIBRO DEL PROFETA. MUY BUENO!

viernes, julio 15, 2005 6:41:00 a. m.  
Blogger ALICIA/AZUL said...

Aja! Fue un agazajo esta lectura, que inspiración!.... y que profundidad brindas..sabes, que yo algunos días pude estar contagiada por esa ceguera...por la descripción..porque tantas veces no pude gozar del amor..y lo desperdicie..dejandolo volar...y cuando quería regresar..era tanto el daño que ya había provocado..por eso siempre insisto en que tengo la esperanza de lo que siempre defendio Nietszche...del eterno retorno...que aunque no para rehacer mi vida..porque no me arrepiento de ningun paso..si para aprovechar ciertos instantes que deje al aire...
..hoy quiero comerme el cielo completo..y no niego que a veces me inunda la oscuridad..cegandome..pero ya le insisto al sol...aunque vivo gozando de la tristeza maestra...de su recuerdo..nostalgico..trato de no olvidarla para no olvidarme de lo gozable de la luz!

viernes, julio 15, 2005 11:02:00 a. m.  
Blogger Alvaro Rolando said...

HOLA ANDRÉS, MUCHAS GRACIAS POR VOLVER POR ACÁ, YA SE LE EXTRAÑABA. PUES LO QUE DICES ES CIERTO, HAY MUCHA GENTE QUE SABE LO QUE TIENE, QUE DE ALGUNA MANERA LO VE, PERO NO ES CAPAZ DE MOSTRARLO, POR TEMORES, CULPAS Y TAL. SI ENTIENDO BIEN LA METÁFORA DE LA VISIÓN NOCTURNA CUANDO HAY SOL, SE REFIERE A AQUELLAS PERSONAS QUE ANDAN DEMASIADO PREVENIDAS, PRESINTIENDO OSCURIDADES CUANDO LO QUE LES ILUMINA ES UN SOL IMPONENTE. ESA MANERA DE VER TRAE MÁS DE UNA TRAGEDIA, Y NADA PEOR QUE FIJARSE EN UNA CIEGA.

UN ABRAZO, AMIGO MIO

miércoles, julio 20, 2005 10:36:00 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home

Dónde Más Estoy?