martes, abril 26, 2005

Nietzsche y Yo

Estos días estoy releyendo uno de mis libros favoritos, Ecce Homo de Friedrich Nietzsche, un libro que escribe con la idea de presentarse a sí mismo, de mostrarse tal cual él cree que es. Hoy he querido compartirles una descripción que Nietzsche hace de sí mismo, dentro de las muchas que pueden encontrarse en su obra. Y este texto me sirve de pretexto para hacer una breve descripción mia, ya que muchos bloggeros y blogueras la tienen, ya sea en 100 cosas sobre mí o semejantes, y pues no he querido quedarme atrás, haciendolo a mi estilo:

“Y ¿en qué se detecta realmente una buena constitución? En que una persona bien constituida agrada a nuestros sentidos, en que esta hecho de una madera que es, a la vez, dura, suave y olorosa. Sólo le gusta lo que favorece a su salud; cuando algo rebasa la medida de lo saludable, deja de agradarle y de causarle placer. Da con remedios contra todos los daños, saca provecho de sus adversidades; lo que no le mata le fortalece. Hace instintivamente una síntesis muy personal de todo lo que ve, oye y vive; es un principio de selección, deja de lado muchas cosas. Se encuentra siempre rodeado de lo que le gusta, ya se trate de libros, de personas o de paisajes, ya que honra lo que elige, lo que acepta y en lo que confía. Responde a todo tipo de estímulos con la lentitud que le ha inculcado una larga cautela y un orgullo deliberado; examina el estímulo que le sale al paso, pero sin hacer nada para salir a su encuentro. No cree ni en la “desgracia” ni en la “culpa”; liquida los asuntos que tiene pendientes consigo mismo y con los demás; sabe olvidar; es lo bastante fuerte como para que todo suceda de la forma que más le conviene. Pues bien, yo soy todo lo contrario de un decadente, pues acabo de describirme a mí mismo.”

Ese final es típico del estilo caústico y sin tapujos de Nietzsche. De acuerdo a eso yo tiendo a ciertas decadencias, a cosas contrarias a la buena constitución de la que habla el autor. Me gustan cosas que no favorecen mi salud, en esto tiendo a la autodestrucción, y no siempre reconozco la justa medida de las cosas, soy un impaciente natural. Y me cuesta la adversidad, me cuesta mucho afrontarla, dígase ya sacarle provecho. Y no siempre me rodeo de lo que me conviene, el caos es atractivo para mí en ciertos momentos (no siempre), además creo que el caos, y lo que no conviene a veces construye, eso sí, evito los caos sin remedio. Contrariamente del que examina estímulos, soy impulsivo y poco reflexivo al encarar cosas nuevas, no medito todo en su justa medida. También he de decir, que aún no he podido safarme del imperio de las culpas, esta herencia religiosa aún me pesa, y me ataca en forma de remordimientos y arrepentimientos. Otra cosa, tengo gran cantidad de asuntos pendientes, mi vida es un pendiente, este momento es de definiciones en todos los campos, de tendencia, de tensión. Sin embargo mi tensión se orienta a encontrar una luz interior que cada vez presiento con mayor certeza, a hallar lo verdadero, lo incuestionable, vivo para tener, en la medida de lo posible, seguridades de las cosas, o por lo menos dudas constructivas.

Pues describiendo esto de mi me doy cuenta que la "mala constitucion", tiene su gustillo. ¡Vivan las decadencias personales, son el elixir de la eterna juventud! y ¡Viva Nieztsche, es aire fresco para respirar!

4 Comments:

Blogger Andrés Carrera de Mulder said...

Que tal Alvaro. lo felicito por ese blog tan bien hecho!

Me parecio interesante lo de Nietzsche y ud, porque como lector, cae uno en cuenta de la parte humana, pues a veces, sentimos (o al menos a mi me sucede), que nuestros pensamientos son demasiado altruistas y dejamos de lado la humildad o la actitud abierta hacia los demás. Adicionalmente, considero que existen 2 tipos de errores: los que se cometen por "pelotas" y los que están predestinados, porque seguramente, lo que hay para capitalizar es verdaderamente importante.

lunes, abril 25, 2005 9:16:00 p. m.  
Blogger Alfabravo said...

Nietzsche, su palabra, siempre ha estado acorde con los tiempos... tal vez sea atemporal, y en nosotros esté el seguir cultivándonos para evitar que el desierto crezca en nosotros.

lunes, abril 25, 2005 10:35:00 p. m.  
Blogger La merde said...

Bacano que visités LA PETITE MERDE. Gracias y un abrazo.

http://lapetitemerde.blogspot.com/2005/04/mamarrachos-la-merde-rastaboy-flujo.html

martes, abril 26, 2005 8:26:00 p. m.  
Blogger Alvaro Rolando said...

HOLA ANDRÉS, ES VERDAD, ACERCARSE A LA DIMENSIÓN DE LOS AUTORES ES GENIAL, Y DE NIETZSCHE NI SE DIGA, ES MARAVILLOSA SU LOCURA Y SU CORDURA.

ALFABRAVO, GRACIAS POR SU VISITA. NIETZSCHE ES UN ESPIRITU ETERNO, SE NIEGA A PASAR DESAPERCIBIDO EN QUIEN LO LEE, SU VITALIDAD, IRONÍA Y EXCESOS SON APASIONANTES.

MERDE, TIENE USTED UN BUEN BLOG.

SALUDOS A TODOS.

miércoles, abril 27, 2005 3:01:00 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home

Dónde Más Estoy?