lunes, mayo 29, 2006

Un simple sueño



Cansado de su lugar en su lugar en el mundo las últimas noches las pasaba dando vueltas de un lado al otro, sudando, perseguido por todo tipo de paranoias, su trabajo, su casa, sus deudas, sus amigos perdidos por adicción al trabajo sin límites… hasta que llegó el límite, solo y desolado sentía que ya no quedaba más. Pensaba en ella, pensaba en llamarla, pensaba en invitarla a salir nuevamente, pensaba en buscar caminos, salir de su tediosa vida de adulto que no encuentra su puesto en este mundo de cansados de vivir.

Esa noche, a diferencia de las noches de los últimos meses pudo dormir, y soñó. En su sueño se veía muerto, en su propio funeral, es más se veía muriendo, en una clara escena donde su cuerpo volaba por los aires, en un vuelo mortal, en un vuelo de liberación. Se despertó tan tranquilo, con una certeza interior impresionante de que su sueño se haría realidad ese día, ese mismísimo día, ese sería el día de su liberación.

Ese día fue a trabajar, realizó las mismas cosas que siempre hacía, no fue de los que se propuso hacer todo lo que había dejado de hacer en su vida como podrían pensar los demás, no. Hizo lo mismo que siempre hace, lo hizo mejor que nunca. La única diferencia es que cuando la vio la abrazo fuertemente, le dio un enorme beso, le dijo todo lo que tenía en mente decirle, sobre cuánto había aprendido a amar en silencio esa sonrisa triste, que nunca había imaginado poder reír tanto con ella, que la quería profundamente como quizá ella no sabía que la pudieran querer. Le dio un beso inmenso, fue hermosamente correspondido, eso era todo lo que quería como despedida en su último día. Los muchos testigos no incomodaron.

Caminó por ahí... feliz, lleno de ese beso, tan lleno de ella que así, sin mirar a nadie, suspendido en el aire de su propia locura y felicidad, no quizo jamás perder ese instante, perderlo con el paso de los minutos y las horas, de los días y los meses que vuelven al mismo círculo vicioso de no hallarse, de probar cosas que al final se quedan en proyectos, que por tantas cosas propias y ajenas no pueden ser. Deseaba salir de ese sentimiento de desolación, de estar preso de una vida que perdía cada día vértice y horizonte, lleno de gente que lo hacía sentir terriblemente invisible. Con la imagen fija de ella y sus ojos cerrados besándolo, de sus cabellos entre sus dedos, pasó la autopista sin mirar a ningún lado, libre, sin temores, con un deseo inmenso de liberación que un camión hizo realidad. El mejor golpe de su vida.

12 Comments:

Blogger CRONICAS VALLENATAS said...

Impresiona este relato que trae a mi memoria algunas canciones con esa temática de uno verse muerto.

Pero aquú el sueño se hace realidad.

Recibe un abrazo y un saludo desde la Querendona, trasnochadora y morena PEREIRA.

lunes, mayo 29, 2006 9:12:00 p. m.  
Blogger Alondra de Dupont said...

Aunque suene extraño podría decirse que fue un final feliz...

martes, mayo 30, 2006 8:36:00 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Otra historia, para mi la muerte nuna ha sido triste, creo en la muerte como una nueva etapa, la historia refleja aquello que pienso, aunque se que hay mucha gente que no muere felizmente, creo que junto con morir se llega a otra alegria.

martes, mayo 30, 2006 8:41:00 p. m.  
Blogger la_realidad.com said...

Los sueños se pueden convertir en realidad,, son deseos inconscientes, ocultos,,, talvéz el sólo deseaba poseerla y morir tan feliz por su acto, que nada ni nada podría distraerlo de su inmensa felicidad,,,
de nuevo por aca visitandolo mijitico, espero se deje ver,, un abrazo!!

martes, mayo 30, 2006 10:57:00 p. m.  
Blogger Monarcaxx said...

Si la muerte llega cuando uno se siente de alguna manera felíz de haber sacado lo que se tiene dentro para aquella persona...y ser correspondido de esa manera...pues el último golpe no significa más que quedarse con lo último que se dió...aquel beso para siempre.

miércoles, mayo 31, 2006 4:02:00 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Que canción tan maravillosa, me hizo pensar en tantas cosas hermosas. Gracias por escribir y por contagiar cosas hermosas. Besos. Juliana S.

miércoles, mayo 31, 2006 4:55:00 p. m.  
Blogger sinceridad ante todo, un programa de radio? said...

es muy bueno el relato
me hizo a acordar alo que sentia el protagonista de la pelicula brasil
la viste???

miércoles, mayo 31, 2006 7:02:00 p. m.  
Blogger @ said...

Me gustó este relato
Y tambien el blog
Saludos

viernes, junio 02, 2006 10:59:00 p. m.  
Anonymous Xydehia said...

No he podido escuchar la canción, en el trabajo no tengo altavoces... pero sin ella me ha invadido un sentimiento de tristeza y a la vez una gran ternura que es difícil de explicar.
Esta noche, cuando llegue a casa , volveré a leerlo , escuchando la banda sonora que elegiste para esto... y quizá mis lágrimas alcancen la liberación.

Me alegra volver a estar por aquí...

Besitos

martes, junio 06, 2006 9:20:00 a. m.  
Anonymous Xydehia said...

Mm...y por fin en casa puedo escuchar la canción, y... me encanta!
Podrías mandármela? me gustaría tenerla...

besitos

martes, junio 06, 2006 2:14:00 p. m.  
Blogger Víctor Solano said...

Hola: solo pasaba a reportar sintonía y a invitarte a ti y a tus lectores a pasar por: http://solanoconsultores.blogspot.com/ a ver el último post que tiene que ver con el tema de los congresistas escritores que se pensionan facilito.

Saludos, VS

martes, junio 06, 2006 5:30:00 p. m.  
Anonymous ELENA said...

OS DICE ALGO LA CANCION DE PERDON DEL GRUPO FABULA ENTRE OTRAS COSAS DICE YO SIGO ESTANDO BIEN TAN SOLO ME FALTA MIRARME Y PEDIRME PERDON SALUDOS

martes, junio 13, 2006 10:30:00 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home

Dónde Más Estoy?